Evolución hacia la web 4.0

Evolución hacia la web 4.0

La web 4.0, el Internet de 4ª Generación o el Internet Contextual aún está comenzando a dar sus primeros pasos. A pesar de encontrarse en sus inicios, muchos estadistas tienen claro hacia dónde dirige esta nueva evolución de la web: hacia un mundo donde el 10 % de la población contará con alguna prenda de ropa conectada a la Red. En definitiva, hacia el Internet of Everything.

¿Cuál ha sido la evolución hasta llegar a la web 4.0 ?

Web 1.0

Es la primera web de todas, aquella que se desarrolló a lo largo del siglo XX. Por ello, es la versión con el diseño más básico, la conocida por ser el Internet de los usuarios o navegantes. Durante este periodo, los contenidos eran estáticos y no se podían crear materiales nuevos, pues todo estaba en manos del webmaster.

Web 2.0

Es la primera web que aparece en este recién estrenado siglo, una importante evolución con respecto a la anterior. En esta nueva versión, Internet es mucho más social y los usuarios pueden intercambiar contenidos e ideas a través de diferentes plataformas, como redes sociales, foros o blogs, entre otras. El alcance de la web 1.0 fue bastante limitado, pero la 2.0 supone una conquista global y llega a millones de usuarios de todo el planeta.

Web 3.0

Es Internet tal y como se conoce actualmente. También es conocida con el nombre de web semántica. Se trata de una versión mucho más inteligente y próxima a entender el propio lenguaje humano. Se caracteriza por un mayor uso de los dispositivos móviles y herramientas como la famosa “nube”.

El posicionamiento de la futura 4.0

Los 4 pilares fundamentales que sustentarán esta nueva web del futuro son:

– Técnicas de Speech-to-text y comprensión del lenguaje natural. La nueva web podrá comprender el lenguaje humano y será capaz de expresar la información escrita en hablada y crear una perfecta representación semántica.

– Nuevos modelos M2M o de comunicación máquina-máquina. Los agentes inteligentes de la nube se podrán comunicar entre sí y dejar la repuesta al agente más adecuado para ello.

Sentiment analysis o uso de la información de contexto. Se podrán usar wearables que monitoricen determinados aspectos del ser humano, como la tensión arterial o la temperatura corporal, para determinar la actitud del usuario.

– Nuevas formas de interacción con la persona. La web será capaz de ejecutar acciones e interactuar, para dar respuesta a las necesidades de los usuarios, y dejará de ser un mero almacén de la información.

Algunos ejemplos de lo que traerá consigo, como más visitas

La nueva web va a suponer una importante revolución. Algo que se podrá conseguir con ella es, por ejemplo, recibir un taxi en el punto donde el usuario se encuentra, simplemente, ejecutando el comando de “querer solicitar un taxi”. Los dispositivos serán capaces de conectar directamente con el servicio de taxis, usando la geolocalización de la persona en cuestión. Otros ejemplos son las alarmas ante la alteración de determinados parámetros. Si un deportista sufre una subida en el ritmo cardíaco, su smartwatch será capaz de alertar al centro médico más cercano; o, si un altavoz inteligente, como Alexa, escucha visitas extrañas dentro del hogar, puede grabarlas o incluso contactar con la policía.

Las posibilidades son, prácticamente, infinitas y todas ellas están enfocadas a favorecer la vida de los usuarios y hacer que cada una de las cosas que tengan que hacer sea mucho más fácil, sencilla y rápida.

La web 4.0 aún no ha llegado y ya está cambiando la forma en la que las personas usan Internet. El futuro está más próximo de lo que parece y es mejor comenzar a familiarizarse con todo lo que está a punto de traer.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + veinte =

Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.