Cómo optimizar una imagen a través del SEO

Cómo optimizar una imagen a través del SEO

Internet es un mar de información donde está todo. Pero el contenido es el rey. Lo que se necesita es que la información, incluida la imagen, sobresalgan de esa maraña de datos. Para ello resulta esencial utilizar el SEO en las imágenes para dar visibilidad al contenido.

 

El tratamiento SEO de la imágenes

Generalmente, los principales editores web incorporan plugins para optimizar las fotos con profesionalidad en relación al Search Engine Optimization.

Veamos, paso a paso, cuáles son los campos más importantes que se deben rellenar para que las fotos de un site sean tenidas en cuenta por Google.

Nombre de la ilustración

Muchos diseñadores guardan sus creaciones sin un título adecuado. Es común encontrarse con nombres tales “Imagen01.jpg”. Este sistema no ayuda nada. Al pasar el cursor sobre la foto, este nombre será el que aparezca. No habrá información relacionada con la instantánea que se publica.

Para conseguir que la fotografía sea más visible, se le debe dar un nombre propio. Éste debe ser conciso y estar relacionado con la keyword principal. Si aparece un coche de carreras, el nombre adecuado debería ser “coche-carreras.jpg”.

Texto alternativo

El texto alternativo aparecerá también como “atributo Alt”. Este campo es el que permite al buscador conocer el contenido reflejado en la instantánea. Sin él, Google sólo es capaz de distinguir colores, formas y características muy básicas.

Lo más importante es rellenar este campo con una descripción detallada y fiel de lo que se ve en la fotografía. Ha de tenerse en cuenta que este texto será el que mostrará el navegador en caso de que la foto no se cargue.

Formato, tamaño y calidad

La composición visual no debe pesar demasiado. Ello ralentizaría la carga de la página web, algo penalizado por Google. Además desespera al usuario que pierde mucho tiempo en llegar a ver la información. Aumenta, por tanto, la tasa de abandono.

Hay que elegir los formatos favoritos de los buscadores. Estos son .jpg, .png, .gift. El primero se usa para fotos, el segundo para ilustraciones y vectores y el último para imágenes en movimiento.

También hay que considerar el peso y las dimensiones, para evitar el mismo problema. A mayor peso y tamaño, mejor calidad. No obstante, el tamaño medio de una instantánea suele ser más que suficiente. Pero hay que trabajar en equilibrio, para que no se opere con un archivo tan pesado que no se cargue. Al final la altísima calidad acabaría penalizando en lugar de añadir profesionalidad.

Google es capaz de calcular lo que mide cada foto, pero es mejor que se le dé el trabajo hecho. Esto redundará en una mejor calidad del SEO de la ilustración y de la página en general. Para ello, solo hay que rellenar los apartados width y height.

Contexto y organización

Hay que elegir el sitio adecuado donde insertar la fotografía. Así hará referencia al contenido. Estará rodeada de descripciones, títulos y textos que contextualizarán su significado.

Se recomienda guardar todas las ilustraciones en una misma carpeta. Cuando se usan gestores como WordPress ya se incluye una carpeta por defecto, que actúa automáticamente.

Por último, no se debe olvidar la importancia del SEO en este apartado. No hay que conformarse con las fotos gratuitas de los bancos de imágenes. Añadir valor con la elección de imágenes profesionales, atrae y seduce más al público.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =

Acepto la política de privacidad